Skip to content

Carta a los reyes

10 febrer 2012

NO HAY UNA SIN DOS, NI DOS SIN TRES

Srs. Reyes, a pesar de toda la verborrea utilizada en el cuento de Navidad, seguimos viendo que al final todo ha sido una patraña.

Que la ley no es igual para todos, algo que ya intuíamos, pero que los últimos acontecimientos nos confirman.

Después de que se inhabilite al Juez Garzón vendrá la segunda parte de este sainete y que es, nada más y nada menos, que los presuntos imputados de la trama Gürtel podrán, como ya lo han hecho, aducir ante el tribunal los argumentos utilizados por la sala para salir de rositas de todo su montaje de robo de las arcas públicas. Esas mismas arcas que ahora nos piden que rellenemos nuevamente con el sudor de la frente de los que menos tienen.

Que los fascistas podrán morir tranquilos sin que nadie les pida explicaciones de, al menos, saber donde, como y porqué asesinaron a los miles de españoles que aún esperan por las cunetas del país.

Ya sabemos que usted juró fidelidad a los principios inamovibles y eternos de glorioso movimiento nacional, pero eso no debería ser óbice para que usted se interesara por la suerte de tantos de sus paisanos, y ahora súbditos, que siguen sin saber donde se encuentran los restos de sus familiares vilmente asesinados por defender la legalidad vigente en aquellos momentos.

Nos enteramos, igualmente, que se han pedido explicaciones al Juez que investiga la causa sobre su yerno por las filtraciones del sumario. Queremos suponer que esa actitud no suponga un aviso para amedrantar al juez, a la vista de lo sucedido con Garzón.

También nos sorprende que tengan que pasar por el juzgado, como imputadas, la cantante Isabel Pantoja o la ex mujer de Julián Muñoz por los mismos motivos por los que la Sra. Urdangarin, que debería estar imputada, no lo está.

Y para más sorpresas hemos conocido, así mismo, que todas las declaraciones de los imputados en el caso Urdangarin serán filmados en vídeo, menos el del Sr. Urdangarin, que solo será transcrito en papel.

Y esta misma noche nos llega la noticia de que la casa de sus majestades ha pedido al juzgado que su yerno pueda llegar en coche hasta la misma puerta de los juzgados, quizás porque su rango de ciudadano es diferente al del resto de los mortales. Ya vemos hasta donde llega la igualdad ante la justicia, ni siquiera a 50 metros a pié.

En fin majestades, lo dicho al principio, todo es una patraña, los reyes no existen, los reyes son los padres.

SALUD Y REPÚBLICA

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: