Skip to content

Momentos para la hipocresía

19 Març 2011

per Pere Box

Nuestro presidente José Luis Rodriguez Zapatero, se ha unido, como en su día hizo Aznar, a la cuerda imperialista de Francia, El Reino Unido y Estados Unidos en su afán por continuar monopolizando el acceso al petroleo libio.

Con la ya repetida excusa de la defensa de los derechos humanos y de la gran preocupación por estos en Libia, se han apresurado a iniciar una guerra que puede tener efectos graves y devastadores a nuestras mismas puertas. Pero esta vez la hipocresía de esta auto llamada “Comunidad internacional” ha llegado a puntos de esperpento si no fuera por que este esperpento significa, al igual que ocurrió en Irak, la muerte para miles de civiles que son los que siempre acaban pagando el pato de las ansias imperiales de estos miserables enanos al estilo Sarkozy.

¿Como puede decirse que se está luchando contra un tirano como Gadafi, que lo es, en defensa de los derechos humanos al lado y con el apoyo de los sátrapas dictadores de Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Jordania y Marruecos?.

¿Que ocurre con los derechos humanos de los saharauis pisoteados de forma permanente por el demócrata Rey de Marruecos que lleva décadas incumpliendo las resoluciones de la ONU en lo referente a la descolonización del Sáhara?

¿Votarán las Naciones Unidas con el mismo celo la imposición en Arabia Saudí de una zona de exclusión del transporte terrestre a fin de impedir que envíe tanques y tropas a través de la carretera elevada para reprimir al pueblo de Bahrein, un país que ya ha invadido?

Esa “comunidad internacional”, en la cual se encuentra nuestro presidente Zapatero, tiene sus propios bastardos intocables en Arabia Saudí con la Casa de los Saud, en Bahrein con los Al-Jalifa, en el Marruecos de Mohamed Ibn Al-Hasan (Mohamed VI), este último responsable último del criminal ataque militar, a finales del 2010, al campamento de Gdeim Izik montado por los saharauis para reclamar, pacíficamente, mejoras en sus condiciones sociales y laborales.

¿Que hará la “comunidad internacional” cuando los pueblos de esos países reclamen también sus derechos? No pretendo ser adivino pero creo que podemos asegurar que, mientras no se ponga en peligro la continuidad del expolio de sus materias primas, el petróleo, o los bancos de pesca, NO HARÁN NADA.

Todo eso sin contar la mayor de las hipocresías, a saber: Esos dictadores, los malos como Gadafi, y los buenos, como Mohamed VI, matan, reprimen, roban y esquilman a sus propios pueblos apoyados por unos ejércitos bien dotados de armamento vendido a buen precio por estos sinvergüenzas de la “comunidad internacional”, OTAN y ONU incluidos.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: